Search
Boda en Avila de Juan y Mari en un pueblo llamado Mijares de la sierra
7840
portfolio-item-template-default,single,single-portfolio-item,postid-7840,eltd-core-1.0,woly child-child-ver-1.0.0,woly-ver-1.0,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-follow-portfolio-info,eltd-main-style1,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-,eltd-header-style-on-scroll,eltd-header-standard-disable-transparency,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Bodas, HOME

Boda en Ávila de Juan y Mari

Boda en un pueblo de Ávila.

Boda en Ávila de Juan y Mari, fue una boda muy especial en un pequeño pueblo llamado Mijares.

Una boda en un entorno precioso. Un pueblo de montaña rodeado de vegetación, casas de piedra y ambiente rural por todos los lados.

El novio usó una casa rural para cambiarse, dando un toque especial a sus fotos. La habitación también de piedra redondeaba el global.

La iglesia antigua, llena de amigos y familiares, le dieron color y calidez a la ceremonia. La boda llevaba incluida un bautizo de su pequeño retoño que dio el toque de alegría a la ceremonia.

Al terminar hicimos la sesión fotográfica de los recién casados en un entorno con mucho encanto, en un remanso de agua que en verano se usa para relajarse y refrescarse.

El sitio estaba lleno de gente, y amablemente nos ofrecieron espacio para poder trabajar con los novios, quitando tiempo de su tarde a los que allí estaban.

El segundo escenario fue un precioso jardín de un amigo que también nos cedió, para hacer fotos.

La finca de la celebración tenía un toque entre rural y moderno, que ofreció al convite un final de boda increíble, con jardín en la entrada que consiguió al finalizar la boda poder disfrutar de la vista que el cielo dejó al hacerse de noche.

Una boda completa en un entorno genial para la celebración. Grandes amigos que dieron hasta algún capotazo para los novios. Algún baile tradicional de Mijares y mucha fiesta para hermanar amigos del pueblo con amigos de Madrid.

Larga noche, ya que muchos de los invitados a la boda, se quedaron a dormir en el pueblo y así disfrutar de la velada que quedaba. Los dueños del sitio del convite nos trataron como si estuviéramos en  familia y es de agradecer el detalle.

Gracias chicos por dejarnos compartir este momento con vosotros.

https://www.zonareflex.com/boda/

 

Tags

alegria, boda especial, bodas, casarse, diversión, fotografia bebes, fotos de boda, fotos exteriores, fotos originales